Cobre

Serie K - Cobre puro

El cobre está altamente valorado en la tecnología por su alta conductividad, tanto térmica como eléctrica. La conductividad eléctrica específica (58 MS/m) es una de las más altas entre la de los metales más comúnmente utilizados y está un poco por debajo que la conductividad eléctrica de la plata.

En consecuencia, aproximadamente un 70%, tanto de los cobres puros como los de baja aleación , son utilizados en la industria de la electrónica. Su buena conductividad térmica hace que se use en aplicaciones donde es necesaria una buena capacidad de conducción de calor, en la construcción y ensamblaje de aparatos y maquinaria.

Debido a su resistencia a la corrosión y su excelente deformabilidad, el cobre es usado, en forma de conducciones tubulares en instalaciones de agua y gas, así como en la industria química y alimentaria. Se destinan también cantidades importantes de material laminado para su uso en fachadas y tejados.

El cobre tiene además, y en mayor o medida las aleaciones con base cobre también, la capacidad intrínseca de combatir los microorganismos. Esto lo hace excelente para aplicaciones sanitarias. Sepa más sobre las capacidades antimicrobiales del cobre aquí

Aplicaciones

Propiedades mecánicas

Propiedades físicas