Latones especiales

Serie S - Aleaciones cobre - zinc con otros elementos

Si a las aleaciones cobre – zinc se les añaden otros elementos como por ejemplo, manganeso, hierro, estaño, aluminio, silicio, cobalto o níquel hasta un % en peso determinado, ya sea por separado o una combinación de ellos, se ven cambiadas a nivel fundamental las propiedades del sistema básico dependiendo de los componentes de aleación añadidos. Los materiales obtenidos se denominan de forma general como “latones especiales”. Las aleaciones contempladas bajo norma pertenecientes a este grupo se encuentran recogidas en la norma DIN 17660.

Cabe destacar dos grupos de latones especiales que tienen aplicaciones tecnológicas importantes. El primer grupo de éstas son las aleaciones monofásicas que contienen un 70% en peso de cobre aproximadamente, basadas en la fase α del sistema. El otro grupo serían las aleaciones multifásicas con un contenido del 58% en peso de cobre. Estas últimas presentan una microestructura donde cerca de los cristales fase α, aparece una fase β. En ambos grupos pueden formarse fases intermetálicas dependiendo de los elementos añadidos como elementos integrados en la microestructura.

La producción de latones especiales a partir de materiales fase (α+β) se debe al trabajo de Alexander Dick, inventor de la prensa de extrusión hidráulica. El latón especial denominado por él como Metal Delta fue producido con esta denominación en su fábrica Metal Delta. El negocio pasó a las manos de Wieland a partir del 1901. Inicialmente estas aleaciones contenían un 3% en manganeso, además de un contenido del 1% en hierro y un contenido en aluminio entre 1 y 2%. Con el paso de los años aún se encuentran mayormente el manganeso, silicio, así como el hierro, níquel o cobalto como elementos de aleación.

Los latones especiales bifásicos (α+β) se ven favorecidos como elementos de construcción con resistencia media o alta en la construcción o ensamblaje de aparatos o maquinaria. Donde dependiendo de las adiciones se distinguen por sus excelentes propiedades, tales como una resistencia a corrosión , una conductividad térmica mejorada y un muy buen comportamiento a deslizamiento. Los latones especiales α con contenido en aluminio o estaño y a la vez algo de arsénico tienen resistencias superiores a la corrosión y erosión a medios acuosos agresivos. La aportación de proporciones superiores en aluminio con adiciones de cobalto llevó al descubrimiento, al final de los años 60, de un material naturalmente duro apropiado para la fabricación de muelles y resortes, que encuentra aplicaciones en la industria electrotécnica.

La adición de plomo, que debido a su baja solubilidad aparece como otra fase cristalina en la estructura tanto en la fase α como en la fase β, mejora la mecanización. Con una aplicación más estricta de la clasificación deberían incluirse todas las aleaciones cobre – zinc con plomo en la denominación de latones especiales. De todas formas de tratan habitualmente como una clase suplementaria de las aleaciones binarias cobre – zinc.

Elementos aleados y constitución de la aleación

Aplicaciones

Propiedades mecánicas

Propiedades físicas

Propiedades químicas